dimecres, 4 d’abril de 2018

04/04/2018. Palinuro: Cómo se hace un presidente. La idea de que reprimir, perseguir, encarcelar a la gente sirve para detener un movimiento social masivo, democrático y pacífico como el catalán es típica del autoritarismo en general y español en concreto. Se cree que con la policía, los jueces y las cárceles se acabará con opción política legítima sostenida pertinazmente, durante años, por millones de personas. En concreto, más de dos millones en las últimas elecciones cuyo resultado se niega a reconocer el B155 contra toda razón y derecho. Esos diez presos políticos (y el resto de los represaliados y encausados en otros niveles que se acerca ya a mil) son un símbolo del movimiento independentista, un elemento de movilización continua que, contra lo que cree el gobierno no va a cejar. De hacer lo que gustan las derechas del B155 (PSOE incluido), se entra a saco en Catalunya, se suspende el autogobierno, se declara el estado de excepción y, si hay que ir más lejos, se va. Truculencia hispánica típica que no podrá mantenerse cara al exerior porque tampoco se mantendrá cara al interior.


Palinuro: Cómo se hace un presidente 


Así, persiguiéndolo sin descanso, pretendiendo encarcelarlo, como ya tiene a sus compañeros de gobierno e ideología; y quizá consiguiéndolo. Encerrándolo en alguna prisión de la ancha Castilla. Incomunicándolo. Un sueño de los represores que recuerda a aquel fiscal fascista italiano, Isgró, que quería encerrar a Gramsci para evitar que su cerebro  funcionara en los siguientes veinte años.

La idea de que reprimir, perseguir, encarcelar a la gente sirve para detener un movimiento social masivo, democrático y pacífico como el catalán es típica del autoritarismo en general y español en concreto.

Se cree que con la policía, los jueces y las cárceles se acabará con opción política legítima sostenida pertinazmente, durante años, por millones de personas. En concreto, más de dos millones en las últimas elecciones cuyo resultado se niega a reconocer el B155 contra toda razón y derecho. 

Y eso es falso. Esos diez presos políticos (y el resto de los represaliados y encausados en otros niveles que se acerca ya a mil) son un símbolo del movimiento independentista, un elemento de movilización continua que, contra lo que cree el gobierno no va a cejar. No hace falta ser un lince para vaticinar que la situación catalana no se normalizará mientras haya presos políticos. Cuando deje de haberlos, probablemente tampoco, pero ese es otro asunto. 

El presidente Puigdemont ha delegado el voto y la mesa del Parlament, es de suponer, se mantendrá en el cumplimiento del acuerdo de proponerlo candidato. Casus belli para el gobierno. A partir de aquí, todo son conjeturas. De hacer lo que gustan las derechas del B155 (PSOE incluido), se entra a saco en Catalunya, se suspende el autogobierno, se declara el estado de excepción y, si hay que ir más lejos, se va. Truculencia hispánica típica que no podrá mantenerse cara al exerior porque tampoco se mantendrá cara al interior.
De ir por otra vía, las partes se enredarían en lo que cabe llamar, una interfaz en bucle o una especie de ping-pong simbólico en los próximos meses. Algo parecido al delicioso epistolario entre M. Rajoy y Puigdemont para esclarecer si cuando este había declarado la independencia, había declarado la independencia, como aquello tan manido de Gertrude Stein, "una rosa es una rosa es una rosa" y así hasta la convocatoria de unas elecciones en Catalunya a las primeras de cambio.
Esas elecciones serán la quinta versión del referéndum que el gobierno y el B155 llevan diez años tratando de evitar. Los otros cuatro fueron: la consulta del 9N de 2014, las elecciones autonómicas de diciembre de 2015, el referéndum del 1 de octubre de 2017 y las elecciones de 21 del mismo mes y año. Su punto central será la libertad de los presos y eso se va a notar mucho en los resultados. 
Por supuesto, dada la situación, no cabe descartar que haya cruces entre las dos opciones, la más previsible que la campaña electoral se vea distorsionada por la actividad represiva del Estado. 

Para esto será importante que la convocatoria electoral incluya la presencia de observadores extranjeros.

Ramón Cotarelo

Joan A. Forès
Reflexions

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada